Frente de Guerra Urbano Nacional

ELEMENTOS SOBRE LA HISTORIA
FRENTE DE GUERRA URBANO NACIONAL
CAMILO TORRES RESTREPO

Desde sus inicios el ELN ha contado con la participación decidida de compañeros y compañeras urbanos. En la conformación de la brigada José Antonio Galán y en los primeros núcleos guerrilleros en el campo se da la integración de militantes que aportaron con su compromiso y entrega, particularmente nuestro Comandante en Jefe Camilo Torres Restrepo es el más claro ejemplo, de allí que el Frente de GUN lleve su nombre como reconocimiento a uno de los más grandes revolucionarios de nuestra patria y América Latina.

No ha sido un proceso sencillo el conformar un Frente de Guerra Urbano Nacional, la historia de las luchas urbanas, de la militancia nacida en las ciudades, esta llena de imperecederos recuerdos de compañeras y compañeros que hicieron su contribución, muchos de ellos revolucionarios anónimos que dieron lo mejor de sí en pos de una sociedad humana e incluyente.

En el proceso de maduración y aprendizaje, propio de toda Organización, el ELN ha comprendido cada vez más la importancia decisiva que es, para la lucha revolucionaria, la participación de las masas populares que habitan en ciudades. En los primeros años de vida del ELN, el trabajo urbano fue fundamental en el apoyo logístico, en la incorporación de valientes militantes al desarrollo del núcleo guerrillero, así como en acciones militares y consecución de recursos económicos.

El invaluable aporte de nuestro Comandante en Jefe Camilo Torres, la valiosa experiencia del Frente Unido, enseñaron al ELN que era preciso dimensionar en toda su magnitud lo que representa el trabajo urbano en el país.

En este camino de construcción, en la segunda mitad de los años 70 se dio el paso para conformar estructuras Regionales, más de carácter urbano, que ayudaron a madurar en el ELN su dimensión de orgnización nacional. Estos Procesos y estructuras Regionales se articularon a partir de 1986 al nuevo proceso organizativo de los Frentes de Guerra, jugando como ciudades articuladoras de procesos sociales, políticos y militares en las regiones que conforman nuestro país.

Para el año 1989 en el II Congreso, “Poder Popular y Nuevo Gobierno”, el ELN elabora una visión más profunda sobre el trabajo urbano, en lo que se llamó Bases Revolucionarias de Masas, delineando lo puede ser hoy una estrategia territorial. Todo lo anterior muy ligado de los fenómenos de masas, de sus importantes expresiones organizativas y sus luchas, desde Paros Cívicos Nacionales hasta la Huelga General de 1988.

Al igual que toda actividad revolucionaria, el trabajo urbano no ha estado exento de dificultades de distinta índole, y a la par que ellas ha vivido momentos de desarrollo y proyección. La década de los 90 fue muestra de ambas dimensiones. También muy relacionadas con la complejidad de la lucha, del impacto represivo de los distintos gobiernos y del terrorismo de Estado que produjo la barbarie de los ejércitos paramilitares en toda esta década.

Ya para los años 2000-2001 empieza a desarrollarse una labor de coordinación propia de las estructuras urbanas dinamizada por integrantes de la Direccion Nacional.

Para el 2004 el organismo nacional traza unas líneas para lograr la recomposición del trabajo, para gestar procesos de articulación de los diferentes trabajos urbanos existentes en todas las ciudades. Se empezó a estructurar un coordinador nacional urbano, que con el tiempo dio como resultado una mayor sintonía entre los acumulados urbanos.

El IV Congreso del ELN avala estas definiciones en cuanto a prioridades del trabajo político y acción organizativa en las ciudades, de la mano con las luchas de las masas. Además proyecta en un sentido estratégico este proceso de recomposición, señalando la dirección hacia la constitución un Frente de Guerra, que manteniendo y mejorando las relaciones e interacciones con las estructuras rurales lograra construir una estructura única. El Congreso orienta la realización de una Consultiva Urbana Nacional para abordar diversos tópicos de la realidad urbana y de la organización del trabajo en las ciudades. Este evento, aparte de diversas temáticas importantes, avanzó en la elaboración de una propuesta política para las ciudades.

De los años 2006 al 2014 se avanza en constitución del Frente de Guerra Urbano buscando como prioridad la inserción en la dinámica política del país, palpitar al calor de las diversas coyunturas y asentarse dentro de los trabajadores, estudiantes y pobladores de las ciudades. Se integran un número significativo de ciudades, se organiza el trabajo por ciudades.

Teniendo en cuenta las definiciones y lo planeado, se realiza la Asamblea constitutiva del Frente de Guerra Urbano Nacional en el año 2014, evento en el cual se aprueba una ponencia sobre el trabajo urbano, se adopta un plan de trabajo y se elige una Dirección Urbana en propiedad.

El V Congreso ratifica la existencia del Frente y su continuidad y aprueba que lleve el nombre de FRENTE DE GUERRA URBANO NACIONAL COMANDANTE EN JEFE CAMILO TORRES RESTREPO.