Ciudad Rebelde:

El 26 de agosto se llevó a cabo en Colombia la consulta anticorrupción, una consulta popular que no alcanzó el umbral impuesto para su materialización. Sin embargo los resultados de la jornada son el legitimo inconformismo y rechazo popular hacia la corrupción sistemática que define el funcionamiento social, político y económico que atenta directamente contra la vida de las y los colombianos de a pie. Este hecho abre la puerta a la posibilidad de movilización y lucha necesarias para conseguir las transformaciones urgentes que requieren las políticas estatales. La lucha contra la corrupción ha dado un paso histórico, es hora de que la oligarquía corrupta tiemble al escuchar la voz del pueblo colombiano.