Por: Hector Useche

Los grandes medios de occidente han hecho eco de todas la algarabía que ha armado EEUU, apoyada por el resto de la OTAN, sobre la tensión que sufre por estos día la relación entre Rusia y Ucrania. En realidad es una diferencia entre vecinos que tiene planteada ya una solución, pero lo que está en el fondo en este escándalo es la lucha por el poder y la amenaza a la paz mundial.

El interés de la OTAN en Ucrania es porque este país es uno de los vecinos más cercanos política e históricamente a Rusia y porque hizo parte de las repúblicas asociadas, en el este de Europa y Asia

Central, al Bloque Socialista liderado por la URSS. No es difícil entender las intensiones reales de de la Alianza, si se tiene en cuenta la instalación que hizo de escudos antimisiles en Rumania y

Polonia, un riesgo eminente para una agresión hacia Moscú, capital de Rusia, pues un ataque se podría realizar en 10 minutos. Si lograran hacer lo mismo en Ucrania, un ataque con misiles a la capital rusa se podría realizar en siete minutos.

Desintegrada la URSS en 1991, la OTAN encabezada por los EEUU, se propone realizar una ofensiva política, acompañada de acciones militares como movimiento de tropas y amenazas a nivel mundial en los territorios limítrofes de Rusia. Por su parte, la relación de Ucrania y Rusia se deteriora cuando las presiones de la OTAN influyen para que en el 2014 en kiev, renuncie un gobierno proruso y asuma un gobierno pro-occidental. Ante esta eventualidad Rusia ve la necesidad de controlar la península de Crimea (de población mayoritariamente rusa) y de apoyar a las repúblicas separatistas de la región minera de Donbas. Esta crisis tiene una salida con el acuerdo de Misk-II. En él se pactan básicamente un alto el fuego con observación internacional, la retirada de las armas pesadas de la línea de combate, reforma constitucional en Ucrania y la liberación de los prisioneros de guerra.

Al respecto el analista de política internacional Anatol Lieven en el semanario Theation, “argumenta con realismo que Ucrania es “el problema (inmediato) más peligroso del mundo”, y «también, en principio, el más fácil de resolver». La solución ya se ha propuesto y aceptado -en principio-: el acuerdo de Minsk II, adoptado por Francia, Alemania, Rusia y Ucrania en 2015, y refrendado por unanimidad por el Consejo de Seguridad de la ONU.1 Es claro, el escándalo y drama mundial sobre el tema Ucrania-Rusia tiene solución. Es aplicar lo que ya esta definido en este acuerdo, así la OTAN y principalmente EEUU, no lo compartan.

El objetivo principal de la ONU, es servir para la convivencia pacífica de la humanidad, buscando una solución incruenta de todos los conflictos. En el Consejo de Seguridad de este organismo, participan los países de mayor poder internacional, entre ellos EEUU, China y Rusia. Por eso es tan importante su refrendación del acuerdo Minsk II. Los acuerdos respecto a estos delicados asuntos son para cumplirlos.

Pero esta actitud belicista de la OTAN, no se reduce a Europa. Igual sus acciones han elevado las alarmas de defensa de la paz mundial, cuando hace presencia con sus flotas y tropas en el mar meridional de China. Frente a estas provocaciones del ejército de EEUU, el 29 de agosto de 2019, “El portavoz militar chino, Li Huamin, acusó el jueves a Estados Unidos de “actuar como un poder hegemónico ignorando las leyes y normas internacionales… e instó a Washington a “detener sus acciones provocadoras” para evitar un “incidente impredecible”.”, informó el diario South China Morning Post.” 2

Igualmente las manipulaciones de la OTAN han estado presente desde el mismos fin de la II-GM en otras región importantes, como el Oriente Medio. La región más rica del planeta en petroleo. Los hechos más recientes y significativos son: el genocidio del pueblo palestino, el ataque criminal a Irak y al actual agresión a la pueblo de Yemen. También la agresión a Siria, la historia de Irán con la limitación al desarrollo de su energía nuclear y las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos, lo de los Kurdos, Líbano y mas conflictos. La Alianza del norte apoya a Israel para que desde su territorio, se expanda su poder agrediendo a los vecinos. Lo más grave es el genocidio infame contra pueblo Palestino. Al respecto la organización Amnistía Internacional, en uno de sus últimos informes (5) acusa a Israel de ejecutar un “apartheid” contra los palestinos, “basado en políticas de “segregación, despojo y exclusión” que constituyen crímenes de lesa humanidad”.

En el norte de África una de las intromisiones de la OTAN, ha sido su intervención en la guerra civil de Libia, que precipito la derrota y asesinato de Muammar Gaddafi, el dirigente socialista que incomodaba al imperialismo al promover la unidad de los países árabes y africanos. En África central están en la sombra de la Guerra de la República Democrática del Congo, que afecta fuertemente a Ruanda. Hace exactamente 13 años, el 10 de febrero de 2009, el periodista jesuita Jon Sobrino, publico en Kaos en la red un artículo titulado “El coltán y la guerra del Congo”, en el cual concluye que: “1. La guerra en el Congo es un genocidio que ha producido 5 millones de muertos en 15 años. 2. El genocidio puede ser detenido, pero la comunidad internacional, las democracias del Norte, no quieren detenerlo. 3. El Congo es un pueblo activamente crucificado.”3 La OTAN, está ahí con acción u omisión según las conveniencias, de acuerdo a los intereses de las multinacionales, de Francia, EEUU e Inglaterra.

Finalmente en América Latina su huella de intervención gringa es también nefasta y profunda. Los Estados Unidos has hecho literalmente “lo que se le ha dado la gana”. A partir de enunciar la llamada la doctrina Monroe, sintetizada en la idea de “América para los americanos”, en 1823, donde plantean que el continente es parte de su “esfera de influencia”, dando entender que hay un repartición del mundo, de acuerdo a los intereses de las grandes potencias.

Los pueblos latinoamericanos comenzaron a entender esta política en 1846, cuando los Estados Unidos le declaran la guerra a Méjico, obligándolo a cederles la mitad de su territorio en parte norte, lo que hoy son los estados de California y Texas.

Cuando en 1955, “El aventurero estadounidense William Walter, operando en interés de los banqueros Morgan y Garrison, invade Nicaragua y se proclama presidente. Durante sus dos años de gobierno invadiría también a los vecinos países de El Salvador y Honduras, proclamándose igualmente jefe de Estado en ambas naciones. Walker restauró la esclavitud en los territorios bajo su ocupación.”

Estas agresiones aberrantes marcaban con claridad lo que significaba América Latina para los gobernantes Norteamericanos, un territorio donde harían lo que quisieran sin que nadie le reclamara y ni juzgara. Es lo que han hecho hasta ahora, con invasiones militares, imposición de políticas descaradas, donde han hecho incluir en las constituciones nacionales de algunos países, artículos que justifican una intervención de cualquier tipo “cuando los EEUU, lo considere necesario”, así lo hicieron en Cuba, con la infame Enmienda Platt.

Algo similar pasó en Panamá, después de que EEUU manipulara a dirigentes políticos de esta región colombiana para que gestaran y concretaran un proceso segregacionista. Posteriormente de hacer el Canal de Panamá, se otorgan el derecho a administrarlo por 100 años. Instalan varias base militares y en 1946 crean la conocida Escuela de las Américas, donde forman a más de 3000 oficiales de los ejércitos sur americanos, adiestrándolos en dar golpes militares, perseguir, torturar y asesinar sus connacionales.

Son muchas más la agresiones con asesinatos de mandatarios, golpes de Estado, invasiones en el siglo XX, como las de Nicaragua , Barbados y Panamá. Muchos los muertos, los sufrimientos, las frustraciones. Muchos los robos de nuestros recursos naturales, mucha la pobreza y el atraso por la dominación de un imperio que solo ha traído, traición, engaño e injusticia para todos nuestros pueblos. Por eso nuestras luchas tienen un carácter antiimperialista de Liberación Nacional.

Actualmente existen en Latinoamericana, un total de 50 bases militares del ejército de Estados Unidos y de la OTAN, distribuidos en todos los países a excepción de Bolivia y Venezuela. Los países con mayor número de bases son Colombia, con 8 bases gringas y Panamá con 12 bases.

Estas bases en nada sirven para la seguridad de nuestros pueblos, eso quedó demostrado en el ataque de Inglaterra a Argentina, por la defensa del territorio argentino de Las Malvinas en 1982. EEUU solo apoyó a Inglaterra sino que desde Chile, con radares ubicados en la parte alta de la Cordillera de los Andes, expiaron a Argentina e informaron al ejército británico sobre la localización de sus buques. De nada sirvieron los acuerdos de ayuda mutua como el TIAR, siempre se inclinaran al lado del más poderoso y sus aliados estratégicos.

Rusia ha dejado claro que no va a invadir a Ucrania, siempre y cuando los Estados Unidos y la OTAN no realicen más agresiones y ataques a su soberanía, utilizando el territorio de esta nación o desde otros países. Ejecutando lo acordado en Misk-II, se ganará estabilidad y tranquilidad en esta región. Los demás asuntos pendientes hacen parte de la construcción de buena relación entre pueblos hermanos.

La OTAN y Estados Unidos deben entender que deben dar paso a una mejor forma de relacionarse entre los pueblos para un bienestar general de la humanidad. Dejar de ser instrumento perversos de las multinacionales, como la industria militar, que se lucra de las guerras con sus muertos y el dolor. Las países con mayor desarrollo no pueden seguirse enriqueciendo a costa del despojo, el saqueo y la vida de los pueblos empobrecidos por la acción de los poderosos.

1. Atilio Boron. La crisis en Ucrania en un par de imagenes. Ver en: https://rebelion.org/la-crisis-en-ucrania-en-un-par-de-imagenes/

2. Riyaz ul Khaliq. Actividad de EEUU en el mar de China meridional incrementa las tensiones. Ver en: https://www.aa.com.tr/es/pol%C3%ADtica/actividad-de-eeuu-en-el-mar-de-la-china-meridional-incrementa-las-tensiones-/1568533

3. Jon Sobrino. El coltan y la guerra en el Congo. Ver en: https://rebelion.org/el-coltan-y-la-guerra-en-el-congo/

4. Yurani Arciniegas Salamanca. Amnistia internacional acusa a Israel de ejecutar un “apartheid” contra los palestinos. Ver en: https://amp.france24.com/es/medio-oriente/20220201-israel-palestinos-apartheid-amnistia-internacional

(5) Publicado por primera vez en 2020, en 2022 sale la primera versión en español.

(6) Cronología: intervenciones militares de EE.UU. en América Latina. Ver en: https://www.voltairenet.org/article125406.html