La ofensiva final lanzada por el Frente Farabundo Martí de Liberación obligó a la dictadura que gobernaba El Salvador a negociar sobre la forma que se gobernaba hasta ese momento. El acuerdo final firmado en Chapultepec el 16 de enero de 1992, obligó a cambios drásticos en las instituciones del Estado, fuerzas armadas, policía y formas de participación política. Recordamos este hecho como un triunfo del pueblo salvadoreño contra el imperialismo neoliberal.