Por: Caleidoscopio

Camila: -A qué hora va para el punto de bloqueo?
Maicol: -No se, por ahí a las 4 para ayudar con la olla comunitaria. Vió que ayer si alcanzamos al hueso? estaba riquísimo!!! -mmmm-

Camila: -Sí, pero hoy no creo que alcance a llegar, tengo que cuidar a mi hermanita porque a mi mamá le salió un trabajito estos días cuidando a una viejita ricachona; ud sabe que nadie quiere cuidar a los viejitos, eso siempre le toca al que necesita la plata. La familia tiene COVID, pero ni modo, toca trabajar porque qué mas.
Maicol: -Bueno, yo le guardo sopita, páseme un porta y páseme también el bicarbonato y la botella de agua para preparar el antídoto… jejejeje (risa burlona). Nuestra arma letal contra los gases del ESMAD.

– Camila: Oiga, tápese bien la cara, mire que ayer ya le llegó un panfleto a Doña Sonia, la mamá del Sergio que ha estado ayudando a los muchachos, decía cosas horribles: Que la iban a violar, que la iban a matar por guerrillera… mejor dicho toca es no dejarse ver. Quién sabe qué sapo anda por ahí pendiente de todo.
– Maicol: Pobre Doña Sonia y mas que tiene la niña chiquita. Aparte del ESMAD, toca cuidarse de los paracos, que chanda de país Cami, que chanda de país que nos tocó.

– Camila: -Ayyy, no diga eso!!!, no se ponga sentimental, no chille antes de tiempo, guarde esas lágrimas que le van a hacer falta para cuando tiren los gases -jajajaja- (risa mas burlona)- De todas maneras tenemos que agradecer; mire que no se ha muerto nadie cercano, ni han desaparecido a ninguno. No!, ni pensemos en eso… Mire, mas bien échese betún debajo de los ojos, eso es bendito dijo Doña Sonia. Acá ya no lo usamos porque era para los zapatos del colegio.
– Maicol: -No china, ¡Que tal esa vaina!, ¿Tenemos que agradecer que no nos maten, o que no nos desaparezcan? De verdad que uno pierde toda la esperanza y la fé cuando escucha eso. No sé ni para qué vamos a ir hoy al punto si igual no va a pasar nada, esta mierda no va a cambiar, la guerra seguirá, los ricos seguirán, los pobres seguirán… ajjj! Ya me dió fue rabia.

-Camila: – Maicol, toca ir porque toca comer sopita, mire que se nota que no ha comido hoy. Toca ir porque hoy se presenta ese grupo áspero de RAP que viene del otro barrio y las chicas que están estampando camisetas, me dijeron que me iban a dejar usar la maquinita de secar la estampa. Toca ir porque la policía no puede pensar que nos ganó, toca ir porque qué nos quedamos haciendo en la casa, toca ir porque no podemos dejar sola a Doña Sonia, ni a los panitas de la primera línea. Allá es como un lugar bonito, de encuentro, nos alegra la vida un poquito… y por un momento una tiene la sensación que esto puede cambiar y que todo puede empezar diferente. A sí que hágale! Heche pa´l punto que yo le caigo mas tarde.

FIN