COMPARTE

A 51 años de su asesinato, el pensamiento y convicción revolucionaria del Che siguen prolificamente vivas. Su eterna mirada de futuro sigue presente en todo aquel que piense en la transformación del orden impuesto, de quien crea y decida buscar con las armas que corresponda la liberación de toda forma de opresión.

COMPARTE