El descaro y la ineptitud del gobierno de Duque-Uribe no tiene límite. Pasadas más de 8 semanas en la cuarentena impuesta por el gobierno quedan bastantes claridades sobre la incapacidad para administrar y la falta de interes para responder a las necesidades de la gente y la nación.

Cuando a principios de marzo apenas comenzaba a hablarse que muy posiblemente el Covid-19 llegaria a Colombia, el subpresidente dijo en varias ocasiones que ya estaban organizando todo para responder adecuadamente al virus, y que no habia porque preocuparse porque todo estaba bajo control, que el país contaba con lo necesario y los planes del gobierno serían sumamente efectivos. Pasados más de dos meses, la realidad demuestra la poca planeacion, la incompetencia, la corrupción, la falta de un interes por el bienestar real y efectivo de las mayorías de la población.

Durante la cuarentena el gobierno comenzó hablando sobre la necesidad de ampliar las capacidades de atencion en salud para afrontar la pandemia, lo cual significa principalmente el aumento en la capacidad de hacer pruebas para identificar a contagiados y además ampliar la capacidad de Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) en el país. El subpresidente habló mucho de la curva de contagios e insistió en que la imposicion de la cuarentena daría tiempo para crecer en las capacidades del sistema de salud. Pero además, los medios masivos de comunicacion propagaron el miedo, el terror, el pánico, quiza con un indice más alto de contagio que el mismo Covid-19, y el gobierno, al mejor estilo del uribismo, vendió la idea de seguridad con mayor despliegue de las fuerzas respresivas del Estado. Con miles de imagenes y videos han tratado de aprovechar estos tiempos para legitimar a las fuerzas militares, pero la realidad se sigue haciendo evidente, son los interes oligarquicos los que conducen las distintas instituciones, no el bienestar del pueblo: los últimos escándalos de persecucion y chuzadas ilegales siguen demostrando el caracter de unas fuerzas militares dedicadas a perseguir a todo aquel que piense diferente.

Ante las obvias dificultades que la cuarentena implica para las mayorias en nuestro país, no hubo un plan que permitiera abordar y dar solucion con efetividad a dichas necesidades, mercados y subsidios permeados de corrupcion, y cuando pobladores de diferentes territorios han acudido a medidas de hecho como cerrar vías y salir a protestar, allí no han faltado las fuerzas policiales y militares para reprimir al pueblo. Durante las últimas semanas han habido permanentes acciones de protesta por todo el territorio nacional, focalizadas y efectuadas por diversos sectores sociales, que han terminado incluso con el asesinato de algunos pobladorespor el accionar represivo del Estado. Y no podriamos dejar de recordar que el asesinato de líderes sociales no se ha detenido, por el contrario ha continuado efectuándose a la par que estructuras criminales y paramilitares, junto con las fuerzas militares, han continuado su accionar en contra de la insurgencia del ELN y de las comunidades que se mantienen en resistencia, para copar territorios y sacar ventajas militares.

Para la gran mayoria de colombianas y colombianos, es evidente que el accionar del gobierno ha sido más de lo mismo. Las mejoras en las capacidades del sistema de salud son minimas o inexistentes, el aumento de pruebas para Covid-19 y de UCIs es muy pobre, además todos sabemos que dichas UCIs han mantenido un alto nivel de ocupacion, producto de un sistema de salud privatizado. Respecto a las medidas de bioseguridad y mejoras para el gremio de la salud ni qué hablar, las constantes protestas de los trabajadores de la salud evidencian día a día que continúa la falta de garantías, de ausencia de utencilios de bioseguridad suficientes, además de estabilidad laboral, etc. El gobierno no ha dejado de hablar de los heroes de la salud, de la primera línea de combate, pero no ha hecho nada real y efectivo que permita mejorar la situacion.

Pero hay que ser sensatos, el gobierno si ha hecho algo, ha actuado en funsion de sus intereses, ha aprovechado para intentar sepultar escandalos politicos, y brindado garantías a los grandes capitales, que además son parte principal en la toma de decisiones. Estos tiempos continuan demostrando que esta oligarquia no se compadece en lo más minimo con las grandes mayorias del país, que ejercen el gobierno sólo en funcion del interes de muy pocos, y que no dudaran en mantener la represion contra el pueblo, o hasta acrecentarla, aun en medio de cualquier situacion sanitaria y humanitaria.

Los colombianos y colombianas tenemos grandes retos para los próximos tiempos, aun con la presencia del Covid-19 debemos comenzar a reorganizar nuestras apuestas de lucha, debemos tomar medidas de proteccion pero tambien debemos ser conscientes que éste no es el único virus que hoy día mata personas en el mundo, y que no es el más letal de las enfermedades. Debemos dar pasos para superar el miedo y el terror que han infundido durante estas semanas y proyectar nuestras luchas desde la solidaridad y la acción comunitaria. Somos los del pueblo los que estamos afectados principalmente, somos el pueblo quienes debemos avanzar para retomar las acciones de protesta contra este mal gobierno, y serán muchos más los que se sumaran a las justas luchas por Justicia Social y Dignidad, cuenten siempre con las elenas y elenos para continuar resistiendo, dando batalla y avanzar como pueblo por una Colombia para las y los trabajadores.

Nota: el gobierno no dudara en aprovechar la presencia del Covid-19 para continuar el Estado de Excepcion que le permite sacar leyes por decreto, y tratara de utilizar la pandemia para impedir la protesta y la movilizacion popular. Entonces a construir estrategia para sortear los problemas y continuar la lucha.