Editorial Revista Insurrección N 741

El comunicado del Embajador de Estados Unidos (EEUU) en Bogotá del 27 de mayo, avisa la llegada al país de nuevas tropas de Trump, cuyos fines y medios el diplomático y el tercer Gobierno de Uribe encubren con varias falsedades.

Rechazamos la injerencia gringa y las mentiras con que la encubren. Esto dicen:

* Vienen a “defender valores compartidos”: medio siglo de la fracasada Guerra contra las drogas (WOD por sus siglas en inglés) reclama soluciones alternativas que superen las medidas policiales y militares que priorizan las élites de EEUU, donde la drogadicción crece, pero achacan tal responsabilidad a los países productores.

* En “apoyo a la paz regional”: la WOD sirve para encubrir las agresiones imperialistas, como ocurrió con la invasión a Panamá en 1989, el “Plan contra Colombia” (1999-2009), y los planes para derrocar al Gobierno de Venezuela que ahora rematarían con una invasión lanzada desde Colombia.

* Con “respeto de la soberanía”: instalaron las Bases Militares de EEUU en territorio colombiano en 2009 y ahora refuerzan con Brigadas SFAB del Ejército, en una invasión progresiva consentida por las fuerzas de la derecha violenta que gobiernan, impuesta en contra del sentir del resto de fuerzas políticas, que rechazan ver convertido al país en un peón de ataque contra naciones vecinas.

* Para “asesorar y ayudar operaciones”: esta fase de la invasión norteamericana lleva sus tropas a los territorios donde el asesinato de líderes sociales y ex combatientes es más grande, y donde las fumigaciones con Glifosato aplastan a las comunidades que firmaron Acuerdos de Sustitución Voluntaria de coca; su presencia acelera el plan de “hacer trizas la paz”, de este tercer Gobierno de Uribe.

* Hacen parte de la “Guerra antidrogas de Trump”: No es la primera vez que el Ejército de EEUU opera en Colombia, ahora llega a imponer fumigaciones de Glifosato y a reforzar el ataque contra Venezuela, plan que sirve a la campaña de reelección de Trump; a la vez que asume operaciones que militares y narco paramilitares colombianos no ejecutan, por la descomposición que sufren.

* “Van a cumplir con los protocolos de bioseguridad”: tropas de EEUU en La Guajira en marzo pasado no cumplieron con estas medidas, tampoco las que estuvieron en Cúcuta en abril, ahora vienen las SBAF a diseminarse por todo Colombia, cuando en su país hay cerca de 1,8 millones de contagiados y son más de 100.000 los muertos por la pandemia.