Dirección Nacional

Hoy el Ejército de Liberación Nacional (ELN) está de luto y con el corazón adolorido por la muerte del Comandante Fabián en una clínica en Cali, anunciada el 28 de este mes.

El 17 de septiembre el Ministro de Defensa Diego Molano y el Presidente Iván Duque informaron que el Comandante Fabián había muerto el día anterior, junto con 6 compañeros más en el bombardeo realizado por las Fuerzas Militares del Estado, en el Litoral del San Juan, Chocó.

Pero ahora el Gobierno cambia la versión y convoca a la prensa para decir que Fabián no murió el 16 de septiembre, sino que había quedado herido y se mantuvo vivo durante 11 días; lo curioso del asunto es que no muere estando herido y sólo en la selva, y termine muriendo en una clínica a las 12 horas de haber sido capturado vivo.

Es obligatorio que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) entregue un informe oficial a la opinión nacional y a la Comandancia Nacional del ELN, de lo acontecido desde el bombardeo al campamento hasta el momento que se informa de la muerte del Comandante Fabián, pues desde hace más de 50 años existe un Conflicto Armado Interno, reconocido internacionalmente y el Gobierno colombiano y sus Fuerzas Armadas, están obligadas a cumplir los Protocolos Humanitarios y el CICR debe velar por la protección de los alzados en armas que son capturados heridos.

Los jefes guerrilleros inclaudicables que son capturados vivos se convierten en un peligro inmanejable para el Estado, por eso son asesinados, así aconteció con el Che, y por matarlos, ellos mismos los inmortalizan, qué paradoja.

Fabián ingresó al ELN hace 4 décadas cuando los narcoparamilitares masacraron y desterraron a las comunidades campesinas que habían recuperado tierras en el departamento de Córdoba; como líder campesino y después como jefe guerrillero siempre estuvo al lado de las luchas e intereses del pueblo, primero en su tierra natal y después en Urabá, el Chocó y la costa del Pacífico.

Como muchos otros el bombardeo realizado fue descomunal sobre el campamento guerrillero, usando de manera desproporcionada la fuerza militar y los explosivos, queda el registro gráfico de lo acontecido; ya se ha hablado suficiente de estos ataques, es el tipo de Guerra a la que el Estado nos convoca de manera repetida, no nos quejamos y la asumimos con total entereza.

En otras palabras, el Gobierno de Duque y el Ministro Molano nos han autorizado para usar de manera desproporcionada la fuerza y los explosivos, el Gobierno y los militares no pueden volver a sacar los argumentos sesgados que cuando nosotros usamos los explosivos es terrorismo, pero, cuando los usan ellos es legal.

Invitamos al Consejo de Seguridad de la ONU o al Secretario General de la ONU, para que emita su criterio sobre el derecho del ELN como movimiento insurgente alzado en armas, para responder militarmente al tiránico Estado colombiano, y para que rechace el uso desproporcionado de fuerza y los explosivos contra la protesta social y la insurgencia armada; sería muy conveniente que el Gobierno diera a conocer la cantidad de bombas usadas en dicho ataque y cuántos kilos de explosivos llevaba cada una.

Lo acontecido es lo que han venido ejecutando sistemáticamente las Fuerzas Militares y de Policía, no solo por su accionar desproporcionado contra nuestra fuerza, sino principalmente contra la población; hoy hacemos público nuestro dolor convocando a toda nuestra fuerza combatiente para que se apreste a sorprender con acciones de igual dimensión al enemigo que enfrentamos, respetando siempre la integridad de la población.

En Colombia se han configurado un Estado y un régimen político despóticos, tiránicos y terroristas, que sistemáticamente han hecho del Genocidio su arma más efectiva para intentar acabar con la protesta social y que también utiliza el terrorismo para enfrentar al movimiento guerrillero; este Estado paria y delincuente no respeta los Tratados Internacionales de la Guerra, ni los Acuerdos de Paz con la insurgencia, todo esto le da más fortaleza a las razones que nos han llevado al levantamiento armado y a reafirmar la validez de la rebeldía como derecho legítimo de los pueblos, para derrocar este régimen degradado.

La mejor manera de rendir homenaje al Comandante Fabián es seguir firmes en la lucha, inclaudicables ante los retos y seguir su ejemplo de guerrero rebelde entregado a su pueblo.

¡Gloria eterna a todos los héroes y mártires, caídos en la lucha por la liberación nacional y social!

¡Colombia… para los trabajadores!

¡Ni un paso atrás… Liberación o Muerte!

Dirección Nacional

Ejército de Liberación Nacional de Colombia

Montañas de Colombia