Por: José Manuel Manzorra

Con la investigación y denuncia hecha por Pandora paper’s sobre empresas fantasmas, multinacionales y dineros depositados en paraísos fiscales como Panamá, por gobernantes, y sobresalientes personajes de la farándula y el deporte, quedan al descubierto varios políticos latinoamericanos y colombianos, corruptos y delincuentes de cuello blanco: presidentes, senadores, candidatos presidenciales, etc, son evasores de impuestos y causantes de la evasión de millonarias divisas de sus repectivos países.

Después de ser descubiertos como delincuentes, se muestran, a través de los medios de comunicación, controlados por ellos mismos, como pobrecitos ahorradores y como poseedores de pequeños dineros. Para ellos, el arte de la mentira es el sustento de la política.

Bien sabemos que su práctica es la de engañar a sus gobernados y a una parte del pueblo que ingenuamente les cree a ellos y a sus medios de comunicación que se prestan para estos engaños.

En la lista de corruptos evasores de impuestos y causantes de la fuga de divisas están: Juan Carlos, rey de España, escritores al servicio de los grandes ricos como Vargas Llosa, presidentes que generan hambre y represión para sus pueblos como el expresidente Mauricio Macri y su familia (Argentina), Sebastián Piñera y sus hijos (Chile), el Presidente de Colombia, Iván Duque y su Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez y expresidentes colombianos como César Gaviria y Andrés Pastrana, además de funcionarios del presidente de Brasil Jair Bolsonaro.

Estos y muchos otros corruptos capitalista y neoliberales juntan sus dineros con los dineros provenientes del narcotráfico, trata de personas, tráfico de armas, etc, aunque dicen perseguirlos y combatirlos.

Muchos de estos dineros, también provienen de la deuda con el Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial, dineros que no son controlados ni vigilados pero que si sirven para engordar las billeteras de la mafia que gobierna el continente.

Estas élites corruptas e impunes, empresariales y gobernantes, esconden en cuentas foráneas sus podridas fortunas que podrían resolver los problemas de Salud, Educación, Trabajo, Vivienda e Inequidad Social. Los esconden para no pagar impuestos, pero aumentan los impuestos y las necesidades al pueblo llano, a los que se rebuscan el día a día y cuando este pueblo consciente se levanta, se insubordina para reclamar sus derechos, para reclamar un gobierno democrático y soberano, la respuesta es la violencia estatal, la desaparición, los asesinatos y el encarcelamiento.

Es la misma respuesta que están dando los gobernantes corruptos y neoliberales de Chile, Brasil, Ecuador y Colombia, entre otros. Pero los pueblos resistimos, nos juntamos, nos unificamos, aprendemos del pasado y nos resolvemos por la lucha latinoamericanista, antioligárquica y antiimperialista. Nos disponemos a nuevos gobiernos democráticos y la revolución.