Por estos días, hace exactamente un año, despedimos a Andréa; se nos quedó sembrada en los caminos de la vida, su ejemplo anda diseminado por estas tierras y en este Carlos German al que le dedicó la flor de sus mejores años.

Su nombre andará escondido todavía y ella misma trajina al lado nuestro sin que la podamos ver, pero vamos bebiendo de su memoria y de su ejemplo vivo que sigue batallando cada día y sin cesar.

Era una mujer humilde, una mujer del pueblo que decidió jugarse la vida construyendo el proyecto Eleno, aquí la ofrendó como muestra de su disciplina para las misiones y su compromiso militante.

Ella supo conjugar su esencia de mujer, hermana, hija, amiga, madre, compañera y guerrillera. Su ejemplo de grandeza la ubican al lado de todos y todas las que con su vida han hecho que podamos mantener viva y actuante esta estructura de la organización.

Cúcuta supo de su andar y en varias acciones militares del frente estuvo su aporte decidido.

Una noche tímida y oscura la vimos llegar al campo, dispuesta a andar y desandar montañas cuando ya los rigores de la acción urbana habían hecho del enemigo una fiera desatada y las condiciones de seguridad se hacían cada vez más difíciles en su unidad.

Ya en la zona rural, Andrea fue y volvio diariamente desarrollando las tareas revolucionarias que el proceso nos demandaba.

Aún en los tiempos más difíciles y cuando varias voluntades flaquearon, la de ella se aceró y se agigantó hasta convertirse en pilar fundamental en la reconstrucción del trabajo del frente.

En muchas casas campesinas está el recuerdo de su risa estruendosa y sus apuntes de siempre para alegrar el ambiente; nos dejó también la huella de sus amores y sus desamores, de sus aciertos y de sus errores; al fin y al cabo de eso está hecha nuestra esencia como seres humanos.

Antorcha Estéreo también conoció de su empuje y su dinamismo, junto a otros compañeros estuvo dando los primeros pasos de lo que hasta ese momento parecía una idea descabellada; hoy Antorcha es una realidad que lastimosamente Andrea no pudo disfrutar, pero en la que su presencia radiante perdura y permanece sembrada incentivándonos a diario para continuar en la brega.

La dirección del frente Carlos German Velasco Villamizar y Antorcha Estéreo, rendimos un cálido homenaje a Andrea y con ella a todas las mujeres que también han abonado con sus vidas estos caminos de insurgencia.

Andrea, Yenny, Catherine, Alexandra, Zor, entre otras, son ejemplo vivo de la participación de la mujer Cucuteña y Norte Santandereana en la lucha y a ellas y a las que siguen en la pelea, hoy las saludamos y les decimos que aquí estamos y aquí estaremos en la primera línea.