“Odiamos la autoridad porque aspiramos a ser personas humanas y no maquinas automáticas o dirigidas por la voluntad de “otro”, se llame autoridad, religión o cualquier nombre. Ni Dios, ni patrón, ni marido”.
– La Voz de la Mujer edición Número 3, Buenos Aires, Argentina 20 Febrero de 1986.

Los marzo de cada año se reserva un día en el calendario como el “Día Internacional de la Mujer”. El capitalismo ha reducido esta fecha a una banal celebración de consumo. Sin embargo el origen del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se remonta a la lucha obrera de miles de mujeres a lo largo de la historia y se extiende por toda la Tierra. Hay una fecha en el calendario, sí ¿Pero existe realmente igualdad de género? NO. La desigualdad de las mujeres en relación con los derechos que se le garantizan a los varones es estructural. Es resultado del patriarcado al servicio del gran capital. La verdadera salida a la indignante realidad que nos rodea, no se queda en declararse feminista. NO, es necesario sumarnos y reconocer el papel del patriarcado la vida. La liberación de los pueblos oprimidos empieza con la emancipación de la mujer. Por eso nuestra revolución es feminista o simplemente no es.