Por: Comando Central (COCE)

Transparencia Internacional alerta por la concentración de poderes en manos de Duque, que la usa para librar de la justicia a su jefe Álvaro Uribe y para entregar dineros destinados a las víctimas de la pandemia, a la empresa donde su hermana es Vicepresidenta.

Hace 55 años el sacerdote y sociólogo Camilo Torres dijo que, “cuando hay una autoridad en contra del pueblo, esa autoridad no es legítima y se llama tiranía. Los cristianos podemos y debemos luchar contra la tiranía. El Gobierno actual es tiránico porque no lo respalda sino el 20 por ciento de los electores y porque sus decisiones salen de las minorías privilegiadas”.

Este Gobierno el tercero de Uribe sirve a los privilegios de la élite dominante y ésta a su vez es servidora incondicional de los potentados de Estados Unidos encabezados por Trump, ambos regímenes se caracterizan por gobernar a favor del 1 por ciento de los súper ricos.

En el ejercicio de la autoridad en contra del pueblo, compiten Trump y Duque, porque ambos se ceban contra la mayoría de la sociedad con el manejo indolente del Covid-19, que arroja miles de muertos en los sectores empobrecidos y excluidos; a lo que agregan las políticas económicas a favor de grandes empresarios y en contra de los trabajadores, como el reciente Decreto 1174 de Duque.

A este plan genocida de la plutocracia le suman la persecución y exterminio de los opositores, líderes sociales, defensores de Derechos Humanos y periodistas; que obliga a las comunidades a protegerse y resistir la agresión, recrudecida ahora que Uribe se enfrenta a la Justicia.

En medio de esta tormenta política diferentes fuerzas alternativas convocan a convergencias por la vida, la paz, la democracia, la soberanía y la ética; mientras los Partidos de la coalición de Gobierno se dedican a redistribuir los cargos burocráticos y las cuotas del erario, que enseguida van a presentar como el nuevo Frente Nacional que resolvería la crisis del país. Remontando la persecución, el exterminio sistemático y el miedo que siembra el régimen, múltiples sectores de la sociedad no se dejan silenciar, se movilizan, protestan y luchan para hacer oír sus reclamos por la vida, los cambios y la paz; ejerciendo el derecho legítimo a rebelarse contra la tiranía y resistir la amenaza de extinción que enfrentamos las mayorías nacionales.

Editorial de la Revista Insurrección No. 755